El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, viajará este lunes por segunda vez en pocas semanas a Bruselas, donde conversará con los aliados de la OTAN en momentos en que una decisión sobre Afganistán debe tomarse próximamente. 

También se espera que Blinken trate sobre la intensificación de la diplomacia, apoyada por la Unión Europea, para revivir el acuerdo nuclear con Irán, así como sobre las crecientes tensiones con Rusia, que sigue fortaleciendo su ejército cerca de Ucrania.

Blinken comenzará las conversaciones el martes en Bruselas y allí se le unirá el secretario de Defensa, Lloyd Austin, quien realiza una visita en Alemania, aliado clave europeo, así como en Israel, crítico para la diplomacia con Irán.

“Espero tener conversaciones productivas con aliados en un amplio abanico de prioridades compartidas. Somos más fuertes cuando trabajamos juntos”, tuiteó Blinken cuando el Departamento de Estado anunció el viaje.

Según el acuerdo alcanzado por el expresidente de Estados Unidos Donald Trump con los insurgentes talibanes, Washington prometió retirar a todas sus tropas de Afganistán antes del 1 de mayo.

El sucesor de Trump, Joe Biden, se comprometió a seguir adelante y acabar, durante el año, con la guerra más larga de Estados Unidos, pero afirmó que el plazo del 1 de mayo no es realista.

La administración de Biden busca realizar progresos en un acuerdo político que mejore las posibilidades de estabilidad en Afganistán cuando las tropas estadounidenses dejen el país. 

Blinken ya viajó el mes pasado a Bruselas para mantener conversaciones similares. Ante las restricciones por el coronavirus para los viajes internacionales, el jefe de la diplomacia estadounidense solo ha realizado otro viaje internacional -a Japón y Corea del Sur junto a Austin-, como parte del esfuerzo de Biden para coordinarse con sus aliados.

sct/st/rs