El presidente Joe Biden celebró el jueves su centésimo día en el cargo con un viaje al estado de Georgia, clave desde el punto de vista electoral, para promover planes de gastos multimillonarios que, según dice, pueden transformar a Estados Unidos.

Al hablar en un estacionamiento en Duluth, el mandatario elogió al estado sureño por catapultar a dos demócratas -Raphael Warnock y Jon Ossoff- al Senado contra los pronósticos en unos comicios de enero.

Esas dos victorias aseguraron a Biden una exigua mayoría en el Congreso, lo que le permitió aprobar un paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares poco después de asumir el cargo y comenzar a planificar otros 4.000 millones en gastos de infraestructura, redes de seguridad social y educación.

“Su voto cambió el mundo”, dijo Biden a la multitud, que mantuvo distancia física, entre bocinazos y vítores.

Personas asisten a un mitin para escuchar al presidente estadounidense, Joe Biden, en Duluth, Georgia
Personas asisten a un mitin para escuchar al presidente estadounidense, Joe Biden, en Duluth, Georgia. ©AFP

“Nunca he sido más optimista sobre Estados Unidos”, dijo Biden, que estaba acompañado de su esposa Jill. “Estados Unidos está de nuevo en movimiento”, agregó.

Repasó sus tres multimillonarios programas de gasto público y dijo que si logra la aprobación del Congreso, resultarán en “millones de empleos bien pagados”.

“Wall Street no construyó este país. Ustedes lo hicieron. La clase media lo hizo y los sindicatos construyeron la clase media”, dijo Biden, repitiendo una de sus frases favoritas.

El senador estadounidense Raphael Warnock y el presidente Joe Biden conversan en un mitin en Georgia
El senador estadounidense Raphael Warnock y el presidente Joe Biden conversan en un mitin en Georgia. ©AFP

Al argumentar a favor de un aumento de impuestos a aquellos que tienen mayores ingresos para financiar su último paquete -el Plan Familias de USD 1,8 billones- dijo que “ya es hora de que los muy ricos y las corporaciones comiencen a pagar su justa parte”.

Biden irá el viernes a Filadelfia en el marco de su gira “Getting Back on Track” (De nuevo en ruta) y el lunes a Virginia.

Con los republicanos del Congreso hasta ahora prácticamente unánimes en su oposición a los planes de gasto de Biden, los demócratas esperan que el mandatario reciba una muy cálida recepción de los votantes que fuerce a los legisladores a actuar.

Mas temprano, Biden, de 78 años, que fungió durante décadas como senador y fue vicepresidente de Barack Obama, visitó junto a la primera dama al expresidente y aliado de toda la vida, Jimmy Carter, de 96, quien los recibió junto a su esposa Rosalynn (93) en su residencia de Palins, Georgia.

Los Carter “son un poderoso recordatorio de que servir a nuestro país no se limita al cargo”, dijo luego Jill Biden en Duluth.

El exmandatario y su esposa fundaron el Centro Carter en 1982, organización sin fines de lucro que aborda una serie de asuntos que van desde observación de procesos electorales, mediaciones internacionales, hasta programas para fortalecer la democracia y el respeto a los derechos humanos.

sms/bfm/yow/rsr