Una brigada médica que suele dar cuidados paliativos gratis a enfermos terminales sumó a sus tareas la atención domiciliaria a pacientes de covid-19 que viven en condiciones de pobreza en el estado mexicano de Jalisco.

En una humilde vivienda del municipio de Juanacatlán, en la zona metropolitana de Guadalajara, Fátima Castañeda recibe a una pareja de doctores con trajes blancos de protección que asistirá a su madre y hermano, ambos en cama.

«Están graves, aunque ella un poco más por la edad y mi hermano por el sobrepeso», cuenta Castañeda a la AFP.

Una mujer con covid-19 es atendida en su vivienda por una brigada de médicos voluntarios en el estado mexicano de Jalisco.
Una mujer con covid-19 es atendida en su vivienda por una brigada de médicos voluntarios en el estado mexicano de Jalisco. ©AFP

La oenegé mexicana Juntos contra el Dolor ofrece el apoyo de su personal médico a enfermos que cuenten con una prueba positiva de covid-19, así como la sanitización del lugar donde convalecen, principalmente en sectores empobrecidos.

Castañeda, de 16 años, solicitó por teléfono el apoyo para sus familiares, en cuya vivienda, de unos 40 metros cuadrados, es difícil seguir las medidas de higiene porque no tiene servicio continuo de agua potable.

La atención se enfoca en «los pacientes que por la pobreza no tienen el recurso para un servicio (médico) público o privado», explica Silvia Lua, fundadora y directora de la organización.

La asociación también trabaja «en el manejo emocional de las familias y los pacientes que se encuentran muchas veces en estado de shock o de crisis ante la imposibilidad de tener acceso a un hospital», añade Lua.

Una brigada de médicos voluntarios atiende gratuitamente a pacientes pobres de covid-19, en Jalisco, México.
Una brigada de médicos voluntarios atiende gratuitamente a pacientes pobres de covid-19, en Jalisco, México. ©AFP

El servicio incluye la revisión de los niveles de presión arterial y de oxígeno en la sangre, así como análisis de estudios clínicos y radiografías, recomendaciones terapéuticas y medicamentos para una semana, precisa José Fernández, médico responsable del proyecto.

«Trato de ser empático y ponerme en los zapatos del familiar que esta pasando» por esta situación, dice Fernández.

La iniciativa surgió ante la saturación de hospitales en Jalisco, que acumula más de 75.000 casos confirmados de covid-19, según el gobierno local.

México, de 126 millones de habitantes, es el tercer país más enlutado por la epidemia en números absolutos con 178.108 decesos y dos millones de casos confirmados.

str-nc/axm/dg