Un congresista aliado del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue arrestado el martes bajo una orden de un juez de la Corte Suprema luego de que publicara un video en internet en el que insultaba y amenazaba a los jueces del máximo tribunal. 

Daniel Silveira, un expolicía que cumple su primer mandato en la Cámara Baja del Congreso de Brasil, fue detenido por la policía federal en su casa de Petrópolis, en el estado de Río de Janeiro, con una orden emitida por el juez de la Corte Suprema Alexandre de Moraes. 

«En este momento, 23 horas y 19 minutos, la policía federal está aquí en mi casa con una orden de arresto emitida por Alexandre de Moraes», dijo Silveira en un video publicado en Twitter mientras se desarrollaba la redada.

Moraes «quiero que sepa usted se está metiendo en un pulso que usted no puede ganar. Nadie me va hacer callar». 

El arresto se produjo poco después de que Moraes emitiera un resolución en la que aseguraba que Silveira violó la constitución al pedir el cierre de la Corte Suprema. 

En el video, Silveira también defendió la dictadura militar brasileña de 1964-1985, que Bolsonaro a menudo elogia, a pesar de su historial de violaciones de derechos humanos, y dijo que los jueces de la Corte Suprema merecían «una paliza».

«No tienen carácter, escrúpulos ni moral», dijo. 

El video contra los miembros de la corte forma parte de una campaña de desprestigio contra el tribunal superior por parte de partidarios y aliados de Bolsonaro. 

Los aliados del presidente de extrema derecha afirman que la corte y el Congreso están conspirando para bloquear su agenda y han organizado protestas pidiendo la disolución de ambos.

El año pasado, la Corte Suprema ordenó una investigación sobre los líderes de las protestas, acusados de planear el derrocamiento de las instituciones democráticas de Brasil. 

Silveira está entre los investigados. 

Moraes escribió en su decisión que si bien la constitución de Brasil garantiza la libertad de expresión, eso no incluye «actos criminales destinados a dañar una rama del gobierno y el Estado de derecho democrático».

En una medida inusual, el magistrado ordenó a la policía detener al congresista «de inmediato y sin importar la hora, dado que se trata de un caso de delito flagrante».

Al tratarse de un legislador, el arresto de Silveira será revisado por la Cámara Baja, que lo podría revocar. 

jhb/dga/af