Italia anunció el jueves el bloqueo de la exportación a Australia de vacunas desarrolladas por el laboratorio AstraZeneca contra el covid-19, en base a una normativa de la UE.

Roma anunció su decisión el 26 de febrero a la Comisión Europea, que no emitió ninguna objeción. El ministerio de Relaciones Exteriores precisó en un comunicado que este rechazo a la exportación afecta a 250.700 dosis del laboratorio sueco-británico. 

El envío fue frenado ante «la escasez sostenida de vacunas en la UE y en Italia y el retraso en el suministro de AstraZeneca en la UE e Italia», explicó el comunicado oficial.

Australia, además, no es considerado un país «vulnerable» ante la pandemia, y además pidió un «alto volumen de dosis».

Italia precisó que Australia solicitó el permiso de exportación el 24 de febrero, y Roma lo reenvió a la Comisión Europea dos días después, solicitando al mismo tiempo su rechazo.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, manifestó este viernes su comprensión y minimizó la decisión.

«En Italia, mueren un promedio de 300 personas al día. Así que entiendo el alto nivel de preocupación que existe en ese país y en Europa», dijo.

«Están en una situación de crisis. No es el caso de Australia», agregó.

El 28 de enero, en medio de una fuerte presión por las dificultades de AstraZeneca para distribuir la cantidad negociada de dosis de la vacuna anticovid, la UE anunció un sistema de monitoreo de la exportación del producto.

El sistema, denominado «Mecanismo de Transparencia y Concesión de Licencias para las Exportaciones», tiene formalmente como objetivo recopilar información sobre la producción de la vacuna contra el covid-19 que se enviará fuera de la UE.

Italia es el primer país de la UE en utilizar esta prerrogativa.

En Italia, 1,52 millones de personas ya fueron vacunadas, en su mayoría personal sanitario y personas de edad avanzada. Con una población de unos 60 millones, el país ya aplicó 4,8 millones de dosis en total.

ahg-jz/mb/gm/es