En la noche en que Nikola Jokic recogió su trofeo MVP, los Denver Nuggets fueron aplastados el viernes por los Phoenix Suns y necesitan una hazaña histórica para no ser eliminados mientras los Philadelphia 76ers se adelantaron 2-1 en su serie ante los Atlanta Hawks.

Jokic hizo honor a su premio al Jugador Más Valioso (MVP) con un monumental triple doble de 32 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias pero, sin apenas ayuda de sus compañeros, los Nuggets perdieron 116-102 y están 3-0 en contra en las semifinales de la conferencia Oeste de la NBA.

Ningún equipo ha logrado remontar una desventaja de 3-0 en la historia de los playoffs. El dominio absoluto de los Suns en esta serie hace temer que Jokic sea el domingo el primer MVP vigente en ser barrido por 4-0 desde 1989, cuando Magic Johnson cayó por ese marcador con sus Lakers en las Finales frente a los Pistons.

«Gracias por todo el apoyo, no solo esta noche sino desde que estoy aquí», dijo el serbio a los aficionados del Ball Arena de Denver intentando extender el reconocimiento hacia sus compañeros. «Este trofeo no es mío es de todos los chicos que están aquí. Quiero que aplaudáis para ellos».

Tras la ceremonia, los Nuggets volvieron a la realidad de una eliminatoria en la que están sobrepasados por los sólidos Suns que lideran Devin Booker, que firmó 28 puntos, y Chris Paul, que logró 27 unidades y 8 asistencias.

A sus 36 años, Paul sigue guiando a los jóvenes Suns, un equipo que no clasificaba a playoffs desde 2010, en unos extraordinarios playoffs en los que dejaron en el camino en primera ronda a los vigentes campeones, Los Angeles Lakers de LeBron James.

Denver, que llegó a ir cayendo por 20 puntos, naufragó en defensa ante el engrasado sistema de Phoenix, en el que DeAndre Ayton (10 puntos y 15 rebotes) y Mikal Bridges (11 puntos y 3 robos) complementan a la perfección a las dos figuras.

El base argentino Facundo Campazzo, cargado de faltas personales, se quedó en 6 puntos, 2 triples, 2 rebotes y 1 robo en apenas 18 minutos mientras el ala-pívot Aaron Gordon, otro titular, fue el símbolo de la impotencia de los Nuggets con 4 puntos en 2/10 en tiros de campo.

Jokic se convirtió en el tercer jugador en la historia en acumular al menos 30 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias en un juego de playoffs pero el serbio sigue extrañando a su gran socio, el base canadiense Jamal Murray, que no puede jugar esta postemporada por lesión.

«Estoy frustrado conmigo mismo porque he fallado tiros», dijo un autocrítico Jokic, que terminó con una estadística de 13/29. 

«No queríamos irrespetar el momento de Jokic pero habíamos venido a ganar un partido», recalcó el técnico de Suns, Monty Williams.

– Embiid frena a los Hawks –

Con un imponente Joel Embiid y una sólida actuación colectiva, los Philadelphia 76ers se impusieron 127-111 de visitantes a los Atlanta Hawks y se adelantaron 2-1 en esta semifinal de la conferencia Este.

Joel Embiid, que sigue arrastrando problemas físicos en su rodilla derecha, sumó 27 puntos, 9 rebotes, 8 asistencias y 3 tapones para que los Sixers sumaran su segundo triunfo consecutivo en la serie. 

El ala-pívot Tobias Harris le acompañó en la ofensiva con 22 puntos y 8 rebotes mientras el australiano Ben Simmons se volvió a aplicar en defensa sobre Trae Young, la figura de los Hawks, que terminó con 28 puntos y 8 asistencias maquillando sus estadísticas en el último cuarto.

Nikola Jokic alza el trofeo MVP en la previa del partido entre los Denver Nuggets y los Phoenix Suns.
Nikola Jokic alza el trofeo MVP en la previa del partido entre los Denver Nuggets y los Phoenix Suns. ©AFP

«Es un joven con mucho talento, cada noche será diferente», dijo Simmons sobre Young. «Yo salgo siempre a defender al mejor jugador».

El choque arrancó con malas noticias para los Sixers, que perdieron a los cuatro minutos al veterano Danny Green. El escolta, tres veces campeón de la NBA, sufrió una distensión de gemelo cuyo alcance todavía no se dio a conocer.

El turco Furkan Korkmaz tomó el relevo de Green con un impacto inmediato en la pista, al sumar 11 puntos con dos triples en el primer cuarto.

Los Sixers cimentaron su segundo triunfo en el tercer cuarto (34-19), en el que los Hawks no supieron frenar los contragolpes conducidos por Ben Simmons, que sumó 11 de sus 18 puntos en ese periodo.

Con el juego encarrilado, Embiid dio otro susto con una mala caída en una acción defensiva. El pívot, de 2,13m de altura, falló al intentar taponar a Clint Capela y acabó impactando de costado contra la pista pero pudo continuar en el juego. 

Ambos equipos tomarán un respiro hasta el cuarto partido del lunes, en el que los Hawks tratarán de igualar la eliminatoria antes de que la serie regrese a Filadelfia.

gbv/lda