El Abierto de Miami, primer Masters 1000 de ATP sin Federer, Nadal y Djokovic desde 2004, ofrece desde el miércoles una ventana a la hornada de tenistas del futuro, con Naomi Osaka como favorita en la rama femenina.

A diferencia del torneo de Indian Wells (California), el Abierto de Miami ha conseguido regresar en su espacio habitual del calendario tras la cancelación de 2020 por el coronavirus.

La pandemia, sin embargo, marcará también esta nueva edición con estrictos protocolos de prevención y límites en el aforo del Hard Rock Stadium, además de contribuir a las sensibles bajas en su cartel de participantes en ambas categorías.

Por primera vez desde 2004 en París, un Masters 1000 no contará con la presencia de ninguno de los tres integrantes del ‘Big 3’ del tenis mundial.

El serbio Novak Djokovic (Nº 1 del ranking ATP), quien alzó su 18º título de Grand Slam en febrero en el Abierto de Australia, renunció debido a las restricciones de viajes por la pandemia y su deseo de pasar más tiempo con su familia. 

El español Rafa Nadal (Nº 3) prefirió seguir recuperándose de sus problemas de espalda con la mira puesta en la temporada de tierra batida y su deseado 14º trofeo de Roland Garros, mientras el suizo Roger Federer (Nº 6) está midiendo cuidadosamente cada paso en su regreso después de 13 meses de baja y dos operaciones de rodilla.

Además de los tres gigantes, que acaparan 58 de los 70 títulos de Grand Slam celebrados desde Wimbledon-2003, tampoco competirá el austriaco Dominic Thiem (Nº 4), ganador del pasado Abierto de Estados Unidos.

Para algunos integrantes del circuito, como el francés Benoît Paire, otra razón para las renuncias reside en la fuerte caída de la bolsa de premios del torneo, que este año suma 6,6 millones de dólares, un descenso del 65% respecto a la anunciada para 2020 antes de la cancelación.

El ‘Big 3’, en cualquier caso, cederá esta vez los focos del primer Masters 1000 del año al ruso Daniil Medvédev (Nº 2), el griego Stefanos Tsitsipas (Nº 6) y el alemán Alexander Zverev (Nº 7), entre otras figuras emergentes.

– Schwartzman por su primer Masters 1000 –

A sus 25 años, Medvédev viene de perder su segunda final de Grand Slam, ante Djokovic en Australia, pero ha conquistado tres de los últimos seis Masters 1000 celebrados, incluido el último de noviembre en París ante Zverev.

El alemán, por su parte, celebró apenas el sábado la victoria en el Abierto Mexicano frente a Tsitsipas, el decimocuarto título de su carrera a los 23 años, tres de ellos en Masters 1000.

Tsitsipas, de 22 años, no se ha estrenado en torneos de ese nivel, con dos finales perdidas, pero su victoria en cuartos de final en Australia ante Nadal puede concederle el plus de confianza necesario.

Otros cabezas de serie serán el argentino Diego Schwartzman (Nº 9), el español Roberto Bautista (Nº 12) y el chileno Cristian Garín (Nº 20).

Eliminado en la tercera ronda de Australia, Schwartzman se rehízo ganando a principios de marzo el torneo ATP de Buenos Aires pero después decepcionó al caer en la primera ronda del Abierto Mexicano. 

El tenista bonaerense, de 28 años, aspira ahora a sumar un primer título de Masters 1000 a los cuatro trofeos ATP que ya tiene en la vitrina.

– ¿Doble victoria para Osaka? –

En el cuadro femenino, la japonesa Naomi Osaka (Nº 2 del ranking WTA) se presenta como favorita para alzar el segundo torneo WTA 1000 de la temporada 2021, que también tendrá importantes ausencias.

La estadounidense Serena Williams, ganadora del torneo en ocho ocasiones, renunció a última hora para recuperarse de una reciente cirugía oral. 

La japonesa Naomi Osaka durante la final del pasado Abierto de Australia ante la estadounidense Jennifer Brady.
La japonesa Naomi Osaka durante la final del pasado Abierto de Australia ante la estadounidense Jennifer Brady. ©AFP

A diferencia de su gran ídolo, Naomi Osaka nunca ha brillado en Miami. En sus cuatro participaciones anteriores no pudo clasificar a los octavos de final, pero un triunfo en esta edición cuenta con el aliciente añadido de recuperar el número uno del ranking mundial.

En la sección del cuadro de Osaka, ganadora de los dos últimos Grand Slam disputados (Abierto de Estados Unidos y de Australia), estarán la estadounidense Sofia Kenin (Nº 4), la checa Karolina Pliskova (Nº 6) y la canadiense Bianca Andreescu (Nº 9).

Del otro lado estarán la australiana Ashleigh Barty (Nº 1), ganadora de la última edición en Miami en 2019, la rumana Simona Halep (Nº 3) y la española Garbiñe Muguruza (Nº 13).

Muguruza, ganadora de dos Grand Slams, tiene la moral reforzada tras conquistar este mes el Masters 1000 de Dubai y romper con una sequía de casi dos años sin títulos del circuito WTA.

nip-gbv/ol