Dos estrellas de YouTube estadounidenses responsables de una broma de «atraco a un banco» que hizo que un conductor de Uber desprevenido fuera retenido a punta de pistola por la policía se declararon culpables el miércoles de cargos por delitos menores.

En octubre de 2019, los hermanos gemelos californianos Alan y Alex Stokes pidieron un Uber mientras estaban vestidos de negro con pasamontañas y bolsas de lona aparentemente llenas de billetes. Estaban siendo filmados en secreto por sus seguidores.

El conductor, que no era consciente de la broma, se negó a recogerlos, pero fue detenido brevemente por la policía a punta de pistola después de que una persona presenciara lo ocurrido y llamara a los servicios de emergencia.

«Estos delitos podrían haber provocado fácilmente que alguien resultara gravemente herido o muerto», dijo el fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, en un comunicado.

Los hermanos, que ahora tienen 23 años, se declararon culpables después de que el tribunal accediera a rebajar el cargo de detención ilegal de un delito grave -que podría haber llevado a penas máximas de cinco años de cárcel para cada uno- a un delito menor. 

Cada uno de ellos fue condenado a 160 horas de servicios comunitarios, un año de libertad condicional y a pagar una indemnización. 

Apenas unas horas después del incidente del Uber en Irvine, en el sur de Los Ángeles, los hermanos realizaron una broma similar en el campus de la Universidad de California, que ahora se les ha ordenado evitar. 

Los gemelos tienen más de seis millones de suscriptores en YouTube y casi 30 millones de seguidores en TikTok. 

amz/sst/mps/lda